Acatlán de Juárez

¿Por qué venir a Acatlán de Juárez?
 
Ubicado en pleno centro del Estado de Jalisco, Acatlán de Juárez es una opción diferente para el viajero que gusta de “pueblear” y conocer a fondo los detalles de la vida cotidiana de las comunidades de la bella provincia jalisciense; es un pueblo típico, con un bello kiosco en su plaza, realizado en hierro forjado y material, con un decidido acento francés, muy bien logrado, que lo hace uno de los más bonitos de la zona; complementa a la plaza una fuente que se encuentra frente a los arcos de los edificios gubernamentales y comerciales que rodean este zócalo pintoresco, que da cabida a mucha de la actividad social del municipio, sobre todo en los fines de semana.
 
Cerca del pueblo hay magníficos balnearios con albercas y chapoteaderos, para disfrutar del clima local, que se mantiene en una media de 20.5°C al año, lo que lo hace un lugar templado, aunque semi seco. Su nombre, que significa “lugar donde abundan las cañas”, se justifica con una de sus principales actividades económicas, que es el cultivo de esta planta y su aprovechamiento para la producción de azúcar y alcohol; al visitar el municipio se pueden ver los plantíos, que en los atardeceres ofrecen un espectáculo muy atractivo.
 
En cuanto a naturaleza se refiere, hay bosques en el cerro de la Coronilla y en su zona circundante; sitios de paisajes destacados como el mirador de Santa Cruz y el Cerro de la Lima; existen también nacimientos de aguas termales como el llamado “Guerrero” y el balneario los “Chorros de Santa Ana”.
 
Desde que se acerca el visitante a Acatlán, puede distinguir las dos torres de su Templo Parroquial, que destacan sobre las construcciones de una planta en su mayoría, que le dan al pueblo una personalidad rural definida y llamativa, ya que guarda mucho del calor y la esencia de los pueblos de antaño, aún y cuando hoy, sobre todo por su cercanía a la Capital, mantiene un considerable nivel de desarrollo.
 
No te puedes perder...
 
De todos los atractivos que Acatlán puede ofrecer a quien lo visita, el principal es su ambiente de sosiego, que inevitablemente se respira al sentarse en la Plaza y se observa el ritmo al que viven los acatlanenses. Se llega a la explanada y surge de inmediato una relación histórica, o acaso sea que el kiosco central con sus líneas afrancesadas, muy acordes al Porfiriato, logran transportarnos a esas épocas de antaño; estando ahí, quien ha elegido conocer Acatlán se debe dirigir hacia el Templo de Santa Ana, una construcción de estilo ecléctico que remata su cuerpo en dos torres que realmente atraen la vista de cualquiera que por ahí pase; qué tal ahora una visita al “Mesón de la Providencia”, un lugar histórico por haberse alojado ahí el Presidente Benito Juárez, y que hoy está convertido en Escuela y Museo de Artes y Oficios.
 
A tan sólo una cuadra de ahí se encuentra el Paseo del Río, un sitio para recorrer a la margen de su lecho, que corre entre un canal de piedra que serpentea dándole forma; y para quienes gustan del turismo cultural y del suspenso, pueden antes de salir del pueblo, visitar el Panteón Municipal, que por su antigüedad y sus catacumbas, resulta un sitio lleno de misterio y de leyendas.
 
Ahora sí, se puede tomar camino hacia un lugar que, a muy pocos kilómetros, resulta ser un espacio natural de mucho atractivo en Acatlán: la Presa del Hurtado, en donde se puede pasar un día de campo, ya sea utilizando los asadores que se encuentran en el lugar o disfrutando de los platillos que ofrecen los restaurantes que ahí se encuentran, consistente en pescado del cultivado en la presa y mariscos; ahora que otra opción, declaradamente vacacional, puede ser ir directo a Las Alberquitas, un balneario todavía adentro del pueblo de Acatlán, 20,000 m2 de áreas verdes con servicios como asadores, gimnasio y, por supuesto, albercas y chapoteaderos para pasársela súper.
 
Así es que, para un recorrido cultural o para disfrutar del sol y las aguas tibias de sus balnearios, Acatlán tiene mucho qué mostrar y una diversidad de atractivos para conocer, además de que se puede planear en una ruta donde se conozcan varios pueblos de la zona.
 
¿Cómo llegar?
 
El municipio se encuentra a 45.7 Kilómetros de la Capital del Estado, de la que se puede llegar tomando la carretera Guadalajara-Barra de Navidad y Guadalajara-Manzanillo.

Municipios: 
Zona: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 20/08/2014 - 11:47:45

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales