Bolaños

¿Por qué visitarnos?
 
En la Zona Norte de Jalisco, cobijado por milenarias barrancas, ríos caudalosos y un verdor intermitente, se encuentra este pueblo al que no se puede dejar de visitar, al que se debe recorrer para encontrar entre sus calles las magníficas muestras de arquitectura que ofrece al viajero; para convivir con la mística y admirable cultura wirrárica o huichol, llena de colorido artesanal y tradiciones que han sabido conservar al pasar de los años.
 
Bolaños es un pueblo en el que el tiempo parece haberse detenido, parece que se quedó en las paredes de sus edificios y en los cerros que lo circundan; estar ahí es mágico y misterioso a la vez, se siente la distancia, se experimenta que es diferente y que guarda secretos recién descubiertos; no era un sitio turístico anteriormente, mas hoy los visitantes que llegan a él procedentes de todo el mundo se sorprenden de sus atractivos, de su gastronomía, de conocer esta otra cara de Jalisco.
 
Este pueblo minero que antaño tuvo un auge inusitado gracias a la gran cantidad de vetas que se explotaban, hoy cuenta con otro tipo de riqueza, la del legado cultural e histórico que tiene para el mundo, mismo que se respira desde que se llega y después, se lleva para siempre.
 
No te puedes perder
 
Lo primero que hay que apreciar y disfrutar en Bolaños es la panorámica del pueblo y el río que se pueden ver desde la llegada, en verdad una vista muy atractiva tras un largo camino; de ahí, hay que descansar en la Plaza principal, que entre dos grandes jardineras muestra un típico kiosco rodeado de bellas y antiguas construcciones, entre ellas destaca por su magnificencia el Palacio Municipal, construcción de cantera conocida anteriormente como las Casas Reales; enfrente se encuentra la Antigua Parroquia, que data de 1739 y aunque ha sido olvidada por la gente sigue siendo un atractivo singular; también en el centro, se puede admirar la Parroquia de San José Obrero, un templo de estilo churrigueresco de gran belleza; muy cerca en Tepec, el barrio norte de Bolaños, se encuentra otra muestra de arquitectura religiosa, esta inconclusa.
 
El Templo de San Antonio de Padua; más en las afueras, en el barrio del mismo nombre está una iglesia representativa del Municipio, el Templo La Playa, dedicado a la Virgen de Guadalupe; y regresando a la zona centro, comienzan a hacerse presentes grandes fincas de magnífica construcción como la Real Caja de Moneda, que atendía en 1572 todo lo relacionado con la minería; no menos atractiva es la llamada Casa de la Condesa, céntrica finca que perteneció al Marqués de Vivanco, destacado empresario minero; ya afuera de Bolaños se encuentra otra construcción digna de conocerse, la Hacienda de Guadalupe, que aunque se encuentra ahora en ruinas, nos muestra cómo eran las haciendas mineras de la época y cómo fue, en su época de esplendor, este pueblo de mágico encanto que nos cuenta tanto de sí en sus construcciones y al que siempre será grato visitar.
 
¿Cómo llegar?
 
Para llegar a Bolaños desde Gudalajara puede hacerse por la carretera No. 23 Guadalajara- Colotlán- Tepetongo, y por el camino Momax- San Martín de Bolaños, del que se desprende un ramal a la cabecera municipal. Cuenta con una red de caminos rurales y brechas que comunican a las localidades. Cuenta con varias aeropistas que se encuentran en las poblaciones de Tuxpan de Bolaños, Camatlán, Ratoncita y Novillero. La transportación foránea se lleva a cabo en autobuses de la ruta Villa Guerrero- Bolaños- Chimaltitán- San Martín de Bolaños.

Municipios: 
Zona: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 30/06/2014 - 12:42:25

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales