Concepción de Buenos Aires

Concepción de Buenos Aires
 
Aléjate del ruido, deja que te envuelva el verdor y las sensaciones de bosque y de provincia… En un pueblo incrustado en la montaña, con sabores de queso y de antaño.
 
Por qué visitarnos?
 
Le llaman también Pueblo Nuevo, y aunque relativamente lo es, este pueblito serrano incrustado en la Sierra del Tigre, al suroeste de Guadalajara, no deja de transportarnos a épocas ya idas; quizá por sus enorme plaza llena de jardineras que irremediablemente desembocan hacia un alto kiosco forjado en hierro sobre un basamento de cantera; tal vez porque sus calles muestran múltiples huellas de caballos que diariamente las transitan; o por sus portales de grandes dimensiones, que alojan diferentes negocios que le dan al pueblo un aire comercial de antaño. Sea lo que sea, Concepción de Buenos Aires es un lugar al que se debe ir para disfrutar de la quietud que emana desde sus jardines; desde el atrio de su magnífica iglesia, construida en gran parte con la piedra de un viejo acueducto; desde la mirada de su gente y sobre todo desde los bosques que la rodean, donde se oyen los cantos de los pájaros a cientos de metros de distancia… y el aire, que le ha dado su nombre a este municipio, combinado con la Patrona del lugar: la Inmaculada Concepción. Es este un pueblo para caminar, para perderse entre sus calles paseando entre sus casas de adobe y teja que le dan un estilo tan romántico y así conocer más de su estilo de vida y sus atractivos; visitar su museo y su Templo Parroquial; disfrutar de su gastronomía en la que los lácteos son un verdadero deleite; acampara a las afueras y ver el cielo más estrellado que jamás se pueda haber imaginado, del que parece que las estrellas se desprenden y caen en una lluvia de luz que es un placer observar; visitar sus cascadas o pescar en sus presas; todo es maravilloso y se conjunta para ofrecer una experiencia de viaje diferente y amena. El frío que innegablemente se siente en la zona, sobre todo en épocas de invierno, se compensa cuando se platica con su gente que es honesta, amigable y sorprendentemente cálida, como si adivinaran que ese carácter receptivo hace que el frío de la montaña pase desapercibido para el visitante; Concepción es bosques y un verdor profundo; es tradición y valores de un pueblo que se quiere a sí mismo y se muestra tal cual, ofreciendo todo su atractivo a quien decide que su próximo viaje será a la sierra, a darle un beso a la naturaleza.
 
No te puedes perder
 
Concepción tiene mucho que ver, desde que se llega y aún antes, pues ya en la carretera se alcanza a ver el monte y en algunos tramos las presas que se hallan a las afueras del pueblo; pero para conocerla a fondo hay que empezar por recorrerla entre sus calles adoquinadas, partiendo del atrio del Templo de la Inmaculada Concepción que es el templo patronal, una construcción relativamente reciente si se le compara con las iglesias coloniales que son comunes en municipios vecinos, lo que en nada demerita la belleza del templo, que se debe admirar precisamente en busca de coincidencias y diferencias arquitectónicas, lo que es un ejercicio gratificante; ahora hay que dar la vuelta por la Plaza, donde se encuentra un busto de Miguel Hidalgo, y caminar por sus andadores, subir al kiosco, vivir un poco de la vida lugareña para después ir a visitar el Museo de Historia, que se encuentra en la casa de Cultura; es recomendable antes de partir pasar por otro sitio muy interesante y ameno, se trata de la Biblioteca Rafael Urzúa, un lugar diferente a donde ir, pero que se justifica por la tranquilidad de Concepción.

Es tiempo de dejar el pueblo e ir a conocer un sitio más antiguo, del que sus restos han sido testigos silentes del crecimiento del pueblo y del municipio: el Acueducto de la Ex Hacienda Toluquilla, una mole de piedra que servía para llevar el agua a la hacienda en el Siglo XVII y que hoy, es sólo un monumento de piedra que evoca antiquísimos recuerdos; y habiendo disfrutado de esta construcción habrá que tomar camino hacia el pasado en Cerro Borracho, Cerro San Gregorio y Cerrito del Valle, donde se han encontrado figurillas y restos de posibles montículos.

Así que no hay que guiarse por la tranquilidad de este pueblo, que ofrece excelentes escenarios para el ecoturismo y el turismo de aventura, buena gastronomía y la posibilidad de acampar en la sierra, pescar en alguna de sus presas, hacer turismo rural en la Ex Hacienda y muchas otras actividades, además de regresar con un buen queso o alguna artesanía de las que con sus manos expertas, realizan los hombres y mujeres del municipio.
 
¿Cómo llegar?
 
Para llegar a Concepción de Buenos Aires, se toma la autopista a Colima 54 D, desviándose antes de la caseta, en Acatlán de Juárez, hacia la carretera libre No. 15, Tuxcueca – Mazamitla. La desviación hacia Concepción está delante de Tuxcueca. La carretera hacia Concepción se encuentra recientemente asfaltada y ampliada, por lo que es cómoda y segura. También hay autobuses foráneos directos o de paso a Mazamitla.

Zona: 
Autor: mauricio.carrera
Fecha de actualización: 25/06/2014 - 12:58:02

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales