Ejutla

Ejutla tiene entre iglesias y conventos; entre santuarios y seminarios, la razón de ser de un pueblo con fe, que guarda tradiciones centenarias.
 
¿Por qué visitarnos?
 
Asentada más bien en un terreno accidentado, que le da la imagen de estar sumergida entre cerros, sobresalen los campanarios de sus diversos templos, que le dan una personalidad única; y es que Ejutla tiene entre iglesias y conventos; entre santuarios y seminarios, la razón de ser de un pueblo con fe, que guarda tradiciones centenarias. Su estilo se puede respirar desde que se está en la plaza; es todo costumbrismo y bellas época, que se pueden distinguir hasta en su kiosco, de un estilo francés de antaño, que parece evocar al porfirismo y a la vez, tiene un sabor muy regional, muy típico; es un pueblo que emana sencillez y cálida bienvenida a sus visitantes, quienes desde que pasan por los arcos que reciben al viajero, ya pueden sentirse a gusto, tranquilos y bien tratados; y al llegar al centro, este pueblo de tantas bellezas conjuntadas deja absorto a cualquiera, con su escalinata que diríase va al cielo, aunque sólo llega al Cristo del cerro; con las maravillosas fachadas de sus capillas y de su Parroquia, con sus jardines; es un todo que envuelve y enamora. Y no todo se queda ahí adentro, ya que complementan su oferta turística los atractivos paisajes que, en sus alrededores, se presentan como opciones para quien visita el Municipio; presas en donde el atardecer es un lienzo; balnearios naturales de exuberante vegetación; todo es especial y llamativo en este lugar que sorprende al viajero.
 
No te puedes perder
 
Es difícil decidir qué visitar primero de tantos atractivos que ofrece Ejutla, pero siempre será mejor partir de la Plaza principal, con sus pobladas jardineras y su kiosco que evoca viejas épocas; con sus bancas que invitan a la reflexión y al descanso; de ahí hay que dirigirse al Templo de San Miguel Arcángel, frente a la plaza, con su bello atrio, frente al cual fue ahorcado San Rodrigo Aguilar Alemán, héroe de la cristiada; del otro lado de la plaza se encuentra un templo muy singular, el Templo de la Tercera Orden, el cual tuvo culto hasta 1951, siendo usado ahora para dar doctrina y en algunas celebraciones; junto a la capilla se encuentra el sepulcro de San Rodrigo Aguilar, mismo que se está remodelando acorde a la dignidad del personaje; y vigilante, desde la altura, se encuentra una bella imagen de grandes dimensiones, el Cristo Rey, una escultura del jalisciense Luis Larios, de 7 metros de altura que, sobre su pedestal, alcanza los 16 metros, a la cual se llega por una gran escalinata que baja hasta el caserío; después de subir, disfrutar de la vista y bajar de nuevo, se puede ir al Antiguo Seminario, que se ubica en lo que fue el convento de San Miguel de Ejutla y data de 1720 como construcción y de 1884 como seminario; junto a él se encuentra el Museo de San Rodrigo Aguilar, con la vida e historia del mártir cristero y hoy santo; de ahí se puede ir hacia el Convento del Sagrado Corazón, que data de 1833 y fue refugio del mártir cristero San Rodrigo Aguilar; anexo a él se encuentra un magnífico templo, el Santuario del Sagrado Corazón, de  muy fin factura y con valioso arte sacro en su interior; y queda aún mucho por ver en otras comunidades del Municipio y alrededor de Ejuta, como por ejemplo la Capilla de San Lorenzo, en la localidad del mismo nombre; y si se busca contactarse con la naturaleza y encontrar también diversión, hay mucho a donde ir, como la impresionante Presa Basilio Vadillo, con vistas impactantes y la oportunidad de practicar la pesca y otros deportes acuáticos; otra opción es visitar Arroyo Grande, una zona de vegetación y cuerpos de agua de gran belleza donde se pude pasar un día increíble, nadando, caminando y haciendo días de campo; o también se puede dirigir el viajero a las Aguas Termales en la comunidad Los Naranjos, donde se puede disfrutar de todos los beneficios de estas aguas que fluyen naturalmente y son una experiencia inolvidable; o si se quiere más contacto con la tierra, hay que ir al Cerro el Narigón, una de las montañas más altas de la región, ideal para deportes extremos, o conocer la Mina El Estanco, de donde se extraían oro y plata, conociendo así gran parte de este Municipio que ofrece tanto a quien lo visita.
 
¿Cómo llegar?
 
La forma de llegar a Ejutla partiendo desde Guadalajara, es a través de la carretera No. 54 D a Colima-Manzanillo, desviándose en Acatlán de Juárez, por la carretera federal No. 80 hacia Unión de Juárez, tomando ahí la desviación que va a Ejutla. Cuenta con caminos rurales y terracería. El municipio cuenta con transportación foránea. El transporte urbano y rural se efectúa en vehículos de alquiler y particulares.

Municipios: 
Zona: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 25/06/2014 - 12:32:46

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales