Etzatlán

Etzatlán
Etzatlán es un municipio de la Región Valles del estado de Jalisco, México.
 
          ¿Por qué visitarnos?
Sin duda alguna, Etzatlán es uno de los municipios más típicos de la Zona del Valle de Tequila y razones sobran para visitarlo. Ya sea por los muchos atractivos turísticos que ofrece, que van desde sus sencillas calles empedradas y la típica plaza hasta el magnífico edificio del Palacio de Gobierno o la Parroquia de la Purísima Concepción, con su singular torre y sus bellos patios interiores; ya sea por sus muchos lugares naturales o su zona arqueológica, pero siempre es un lugar que asombra a los visitantes y que se queda en su mente. Sus tradiciones y sus fiestas son otras razones para ir y regresar a Etzatlán y también lo son su gastronomía y artesanías, que crean maravillosos platillos para dar gusto al paladar y espectaculares trabajos que complacen a la vista y el tacto. Lo que es cierto es que los etzatlenses son el gran atractivo del lugar. Con sus bellas mujeres y su carácter amable y amistoso, es siempre un placer entrar en contacto con esta comunidad que guarda tan celosamente sus costumbres provincianas, donde la charrería y las festividades religiosas son un tesoro local. Alrededor de Etzatlán también hay otros atractivos, como las minas y haciendas que atestiguaron la bonanza de otras épocas y hoy, el municipio las conjunta a su oferta turística, sobrada para satisfacer al más exigente viajero, al que gusta de entrar en las raíces de los pueblos y su historia; al que le place dejar permear en su piel tanta riqueza cultural y humana.
 
          No te puedes perder
A Etzatlán hay que conocerlo desde el corazón, que es la Plaza Principal Antonio Escobedo I. Daza, que luce el kiosco y bancas originales de la Plaza de Armas de Guadalajara; frente a ella está el Palacio Municipal, una obra de arquitectura majestuosa, antiguo cuartel militar en la Independencia; hacia el otro lado se encuentra la Parroquia de la Santísima Concepción, una ecléctica construcción religiosa con un bello atrio; estando ahí no puedes dejar de conocer la Pila Bautismal, una obra de arte centenaria; al lado de la parroquia, se encuentra una capillita llamada la Cuevita Santa, a cuya virgen se tiene gran veneración local; y se puede proseguir, también en el centro, hacia la Antigua Casa de Moneda, un añejo edificio del Siglo XVII, de destacado diseño, para continuar visitando el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, que fue el antiguo hospital de naturales y tiene una fachada de bella factura; ya hora se puede ir hacia lo cultural, conociendo el Museo Arqueológico Oaxicar, un excelente recinto cuyo acervo cuenta con interesantes tumbas de tiro; pasar por el Hotel El Centenario es una buena opción para imaginar el Etzatlán de otras épocas.
Apenas afuera de Etzatlán se encuentra un mirador que ofrece bellas vistas de la población y la oportunidad de conocer La Cruz de Quezada, monumental y llena de leyendas; de ahí se puede partir hacia conocer la mística Estación de Ferrocarril, que aún parece tener en sus bancas a antiguos viajeros; y después hay que visitar los restos de la Ex Hacienda San Rafael, a sólo unos minutos de la Cabecera municipal, para proseguir a la bellísima Hacienda San Sebastián, que se mantiene en un estado de conservación íntegro; de ahí se puede seguir a la Hacienda Casa Grande, que procesaba plata en lingotes y mantiene mucho de lo que fue en aquel entonces; ahora se puede empezar a conocer algo de los atractivos naturales, como la Laguna Palo Verde, que ofrece una belleza escénica inolvidable; o también conocer El salto, una caída de agua de 20 metros de altura con un entorno natural impresionante; precede a la laguna otra caída de agua, o más bien un sitio donde el agua resbala, es la Piedra Lisa, un sitio de gran atractivo; también se puede optar por ir a los sitios arqueológico de Etzatlán, como El Arenal, que forma parte de la tradición Teuchitlán, con tres formaciones circulares estilo Guachimontón; o puede el viajero dirigirse a El Peñol, también de la misma tradición y con un juego de pelota de grandes proporciones.  Por otra parte está el Palacio de Ocomo, una súper estructura de gran tamaño e importancia arqueológica. Y para culminar con mucha diversión, en Etzatlan se encuentra un parque acuático con todo para el sosiego y la convivencia: El Guamúchil, en el que sus toboganes, albercas y áreas verdes garantizan un fin de semana como pocos. Así se conoce ya gran parte de Etzatlán, aunque siempre en una segunda visita se podrán encontrar nuevos y sorprendentes atractivos, lo que lo hace un lugar para regresar.
 
        ¿Cómo llegar?
La forma de llegar a Etzatlán desde Guadalajara es tomando la Carretera Federal No. 90 Guadalajara – Puerto Vallarta (72 Km. aproximadamente), tomando en Tala la desviación a Teuchitlán, Ahualulco y Etzatlán (44 Km.) La transportación foránea se realiza en autobuses directos y de paso.

Municipios: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 02/07/2014 - 12:18:07

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales