Jalostotitlán

Se siente al llegar a este, el "Corazón de los Altos", el vívido sabor de sus tradiciones...
 
Por qué visitar Jalostotitlán
Al igual que sus típicas y bellas artesanías de madera incrustada, Jalostotitlán se encuentra enclavado en pleno centro de la Zona de los Altos de Jalisco, por lo que se le llama “El Corazón de los Altos”; ahí se le haya abriendo sus brazos para recibir a los visitantes que gusten de conocer esta ciudad alteña, que ofrece tantos atractivos naturales, arquitectónicos y culturales.

Desde que se llega, destacan por un lado las torres de la Parroquia y se distingue por doquier la belleza incomparable de sus mujeres, que le ha dado una fama bien ganada. Se siente además la calidez de la gente y comienza el viajero a sorprenderse a cada instante al encontrarse con sus edificios, atravesar sus plazas y arboledas, detenerse frente a sus templos centenarios o probar su rica gastronomía.

Es Jalos, como se le conoce de cariño, un ambiente de fiesta que llega a su máximo esplendor durante su tradicional Carnaval, en febrero o durante las Fiestas Patronales de agosto; es el arrojo de los charros al hacer sus suertes y la algarabía de los pequeños ante los juegos pirotécnicos; tiene el sabor de Jalisco en al alma y cuando se le visita se viven mil experiencias que inevitablemente se querrán repetir. Es historias de Santos y es Fe bien arraigada, late a un ritmo que va desde la banda hasta el son, invitante e infatigable.
 
No te puedes perder
 
Para conocer Jalostotitlán se puede comenzar por las explanadas que conforman el centro Histórico: la Plaza Alfredo R, Plasencia y la Plaza de Armas, la primera con dos fuentes y al fondo la estatua del Papa Juan Pablo II y la segunda con el típico kiosco de estilo afrancesado que combina con el resto de sus elementos. Estando ahí, hay que visitar el Palacio Municipal, una construcción de gran belleza que data de 1862 donde vale la pena admirar el Mural Histórico, además de pasear por el Portal de la Unión con sus múltiples atractivos comerciales; de ahí hay que dirigirse a admirar el Templo Parroquial de la Virgen de la Asunción, Catedral y emblema de Jalos, donde se debe visitar a la Imagen de la Virgen de la Asunción para después, casi enfrente conocer el Templo del Sagrado Corazón, una magnífica obra de estilo barroco.
 
De ahí se puede continuar hacia otra construcción religiosa al oriente de la población, el Santuario de la Virgen de Guadalupe, para tras ello regresar hacia el centro a la Casa de la Cultura y posteriormente ir al Templo del Rosario, construido en 1918 y ubicado en el barrio del mismo nombre. Ahora hay que dirigirse al Panteón de Guadalupe y ver su antigua capilla y seguir hasta la Parroquia del Cuerpo y la Sangre de Cristo, antiguamente conocido como el Templo Expiatorio. Se puede seguir así a una construcción más moderna, pero de gran importancia por su significado: El Templo de Santo Toribio Romo, construido en honor del Santo mártir de la Guerra Cristera oriundo de este Municipio. Como siguiente punto a tocar está el Hospital de San José, bella obra de cantera de principios el Siglo XX.
 
Como otro estilo de atractivo hay que pasar a visitarla Plaza de Toros Monumental Fermín Espinoza “Armillita”, sobre todo si se tuviera la suerte de que haya corrida y de ahí hay que tomar el camino hacia Santa Ana de Guadalupe, poblado perteneciente al Municipio donde se encuentra el Santuario dedicado al Santo Toribio Romo, quien nació en la localidad y en donde se encuentran sus restos. Otro atractivo del lugar es la Calzada de los Mártires, dedicada a los 25 mártires de la “Cristiada”, une al Templo de la Sagrada Familia con el del Santo Toribio a través de 340 metros.
 
Y para redondear la visita hay que darle un espacio a la diversión y para ello, nada mejor que disfrutar del Balneario las Palmitas, con sus aguas termales y varias albercas o visitar la Zona Arqueológica cercana a la cabecera municipal. Con ello se puede decir que se ha conocido bastante de este bonito municipio al que se puede regresar cuantas veces se quiera, sin dejar de encontrar en cada viaje algo nuevo y diferente.
 
¿Cómo llegar?
 
Desde Guadalajara, al municipio se puede arribar por la carretera Federal 80 D, Guadalajara-Lagos de Moreno. También se puede llegar desde otros lugares por las vías Tampico-Barra de Navidad, Jalostotitlán-San Miguel el Alto y Jalostotitlán–Teocaltiche-Aguascalientes. Hay caminos revestidos y brechas que lo enlazan además con sus localidades.

Municipios: 
Zona: 
Autor: mauricio.carrera
Fecha de actualización: 20/08/2014 - 14:27:37

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales