La Barca

La Barca
Conoce cómo la historia y la geografía le dieron un importante lugar a este pueblo… Por donde en barca se pasaba hacia Michoacán.
 
¿Por qué venir a La Barca?
 
Siendo uno de los principales municipios de Jalisco, la Barca tiene un sinnúmero de atractivos que la hacen aquel poblado típico y con sabor provinciano que tanto buscan los viajeros; es un lugar que desde el arribo, deleita a sus visitantes, los llena de esa cálida sensación de cuando se está entre amigos. Es como un sitio donde el reloj caminara sin prisa, permitiendo deleitarse con todos sus atractivos y con la grata amabilidad de su gente. Asentado a orillas del Río Lerma., en la Ciénega de Chapala, La barca es un poblado construido según sus cánones arquitectónicos, con una traza recta y regular, en donde las casonas del siglo XVII, se quedaron para contarles los pormenores de su historia a los viajeros, que llegan y se sorprenden con tantas maravillas. Su plaza es un ejemplo de ese sabor provinciano, que convida a cada paso que se da por el pueblo, cada vez que se caminan sus portales, que se visita algunos de sus templos. La Barca es una invitación al descanso y un lugar para quedarse un rato porque ya ahí, no se quiere omitir nada de todo lo que espléndidamente ofrece al turista para que guarde entre sus recuerdos y siempre vuelva.
 
 
No te puedes perder...
 
 
Al visitar La Barca hay mucho qué ver; desde que se llega al poblado y mientras más se adentra el visitante se va sorprendiendo con sus construcciones, tanto civiles como religiosas, todas de una llamativa arquitectura; y mientras más se adentra, más encuentra, y parece que nunca terminaran. Toda visita a La barca debe empezar por su Plaza Principal, única en todo el país por estar rodeada totalmente de arquerías, por los cuatro costados, formando cinco series de arcos que constituyen el marco para el andar de su gente y de quien tiene la suerte de visitarla; al centro se puede extasiar el turista con un bello kiosco de herrería en blanco, de corte afrancesado, que es sede de serenatas y noches bohemias; estando ahí, bien vale la pena atravesarse para conocer el Palacio Municipal, de grandes proporciones; seguirá sin duda la visita dirigiéndose a la Parroquia de Santa Mónica de La Barca, orgullo de la ciudadanía barquense, que entiende que es una verdadera obra de arte de la arquitectura religiosa, no sólo en Jalisco, sino en todo México; una parroquia en la que cada rincón tiene algo que llama la atención: sus nichos, su cantera rosa, sus altorrelieves. Hay que continuar sin embargo, y qué mejor que hacerlo siguiendo hacia otro templo también de gran belleza y especial diseño, la Capilla de San Nicolás de Tolentino, con su típica cúpula de etilo agustino y magníficos interiores; ahora se puede continuar hacia otra representante de los templos de La Barca, no menos atractiva y muy cerca también, es el Templo de san Pedro Apóstol, obra de gran belleza donde se encuentra la venerada imagen del Señor de las Sorpresas. Ahora es tiempo de visitar otro tipo de recinto, igualmente magnífico en su arquitectura, pero dedicado al 100% a la cultura, se trata del Centro Cultural La Moreña, que tiene una gran historia por haber sido construido por el general José Francisco Velarde, apodado “El burro de oro”, cuya mala fama se debió a su apoyo a la intervención francesa. Fuera del pueblo se encuentran dos atracciones de la barca que no se pueden dejar de conocer, una ideal para el recreo y la diversión familiar, el Balneario Los Burritos, a sólo 6 kilómetros y con todo para el esparcimiento de los niños y los grandes; el otro es un sitio arqueológico llamado Las Calles, ubicado a las faldas del cerro de Portezuelos. Habiendo visitado estos lugares ya se puede decir que se conoce este municipio de gente trabajadora que se desarrolla cada día más, habiendo hecho del turismo una de sus actividades económicas, lo que se entiende cuando no damos cuenta de su oferta turística y las grandes atracciones que tiene en los renglones: cultural, arqueológico y artístico, lo que les ha dado fama y el reconocimiento nacional.
 
 
¿Cómo llegar?
 
 
Para llegar a La Barca desde Guadalajara, se puede hacer por la autopista internacional número 15 Nogales-Guadalajara-La Barca–México, o por la carretera federal número 35 Zamora-La Barca-Guadalajara; desde Michoacán las opciones son la carretera estatal 307 La Barca-Encarnación de Díaz y la carretera estatal 107 La Barca-Yurecuaro. Existe una aeropista en el municipio y cuenta con una red de carreteras rurales que comunican las localidades de su interior. La Barca cuenta también con transportación ferroviaria, la cual se realiza mediante la ruta México-Guadalajara, hay tres estaciones en el municipio.

 
 
 
 
 
 
 
 
Municipios: 
Autor: karen.ariz
Fecha de actualización: 25/06/2014 - 10:36:46

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales