Tapalpa (Pueblo mágico)

Ven a vivir un Pueblo Mágico con un toque romántico y mucha vocación por la emoción… Un lugar donde la adrenalina se fusiona con el sosiego, entre tejas y blancas paredes.
 
¿Por qué venir a Tapalpa?
 
Si hay una buena razón para nombrar a una localidad Pueblo Mágico, esta se llama Tapalpa; y es que es mágico visitar a este lindo pueblito de blancas fachadas y techos de teja de dos aguas que pintan de rojo la techumbre que se vislumbra al ir llegando; sus calles empedradas, sinuosas y provincianas, son un atractivo que se siente y se vive. Tiene Tapalpa en las arterias de su trazo urbano un recorrer de historias y leyendas; de pueblo montuno con olor a oyameles.
 
La plaza principal es un cuadro típico del mejor paisajista; su kiosco rodeado de portales y sombreado por tupidos árboles, le da un toque rural que se distingue de otros destinos por sus múltiples escalinatas, que suben y bajan llegando a los templos, saliendo de las calles, rodeando las casonas e irremediablemente finalizando en lo que es el centro de la vida tapalpense.
 
Pero aunque Tapalpa es un mosaico de atractivos sin fin, sus alrededores no son menos bellos ni interesantes; la naturaleza pródiga le ha dado la caída de agua más alta del Estado, una de las presas de mayor atractivo escénico, la primera fábrica de papel en América Latina y formaciones de piedra de enormes proporciones moldeadas por el tiempo. Todo eso a unos minutos del centro.
 
Pueblo mágico sin duda y como tal capaz de encantar a quien lo visita, haciéndolo volver más de una vez.
 
No te puedes perder...
 
Sobra qué ver en Tapalpa, y es fácil darse cuenta de ello desde que se llega, cuando se entra hacia la plaza principal, y es ese un buen punto para iniciar el recorrido. Lo primero a visitar será una joya de arquitectura colonial, la Parroquia de San Antonio de Tapalpa, conocida como el “viejo templo”, ya que tras su deterioro se construyó la actual Parroquia de nuestra Señora de Guadalupe, una edificación de ladrillo aparente de gran atractivo también; detrás del “viejo templo” se encuentra parte de lo que fue la Capilla de la Purísima, una bella construcción del Siglo XVI, ya en desuso; de ahí, vale la pena visitar otro templo de características muy peculiares: el Templo de Nuestra Señora de la Merced, de fino estilo neoclásico y magníficamente labrado en cantera; lo siguiente es caminar por las calles, empaparse del estilo de vida tranquilo de este bello pueblo y por ahí, visitar las pilas que surtieron de agua a la población y hoy son motivo de leyendas y anécdotas: De las Culebras, del Perro, del Tecolote y La Colorada.
 
Ahora es tiempo de salir hacia la Hacienda la Media Luna, la que el escritor Juan Rulfo menciona en su afamada obra Pedro Páramo, una interesante visita; y de ahí, lo mejor será dirigirse a la que fue la primera fábrica de papel de América Latina, La Conquista, de la que sólo quedan ruinas, pro que saben contar bien historias de una época de grandeza; y ya adentrados en sitios que influyeron en el desarrollo industrial de Tapalpa, habrá que dar un paseo por la Fundidora, que se encuentra a sólo 19 km., en Ferrería de Tula, donde se pueden apreciar las naves que fundieron y armaron estructuras como el puente de Arcediano; y ya habiéndose alejado de la cabecera municipal, qué tal una visita a Atacco, una cita con la historia de la religiosidad en Tapalpa y sus localidades, y ya ahí, conocer el primer templo construido en el municipio: La casa de Agua. Y llega el momento de acercarse a la naturaleza, y para ello se puede comenzar al norte de Tapalpa, para conocer un fenómeno de belleza increíble: Las Piedrotas, ubicadas en el Valle de los Enigmas, gigantescas formaciones ígneas que sorprenden a los visitantes por sus dimensiones y la belleza del entorno; y ya andando por esos rumbos, vale la pena ir 5 km. más al norte y llegar a Los Frailes, un cerro que asemeja a dos franciscanos rezando, lo que le da su nombre; y ahora, vayamos hacia el sur de Tapalpa, para encontrarnos, primero con un enorme manto acuático de gran belleza, la Presa El Nogal, donde la diversión y las emociones practicando deportes acuáticos está asegurada; y 14 km. más adelante, llegar a la caída de agua más alta de Jalisco, con más de100 metros, El Salto del Nogal, una joya de la naturaleza en la zona; ahora vale la pena continuar a otra cascada, menos alta pero no de menor belleza y a tan sólo 5 km.: La cascada del Molino, donde es toda una experiencia disfrutar de una comida en su restaurante bar, mientras se escucha la caída de agua; y para casi terminar el recorrido, el viajero no puede dejar a un lado la aventura, ya que todo Tapalpa es un lugar para practicar el motocross y otros deportes; una opción es ir, al este del pueblo, por la carretera a Amacueca, al Parque Aventuras La Ceja, donde además de otras muchas actividades se puede practicar el parapente o el ala delta; y más cerca de Tapalpa, otra opción muy recomendable es Eko park, un sitio enclavado en el bosque, ideal para la práctica de rappel, gotcha y mucho más; todo esto, que es fascinante, se enmarca por la belleza y majestuosidad de la Sierra de Tapalpa, que se puede recorrer para practicar la cabalgata, el ciclismo de montaña y sobre todo para estar en contacto con uno de los escenarios naturales más bellos de Jalisco, lo que hace que visitar este municipio y su pueblo mágico, sea una experiencia inolvidable.

Municipios: 
Zona: 
Autor: cuauhtemoc.delrazo
Fecha de actualización: 23/06/2014 - 14:27:20

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales