Techaluta de Montenegro

Techaluta de Montenegro
 
Date tiempo para vivir un pueblo de rústica hechura donde cada detalle es atractivo… En donde cada calle es más pintada que trazada y cada plaza un oasis.
 
Por qué visitarnos?
 
Teniendo como marco la belleza de la laguna de Sayula, el perfil impresionante de la Sierra de Tapalpa y al fondo el majestuoso Volcán de Colima, se encuentra este pueblo típico, con sus calles empedradas que bajan dejando pasar la luz de los atardeceres; es un lugar donde el tiempo no tiene mayor prisa, ha pasado y dejado constancia de ello en la arquitectura, en la historia misma del pueblo y de su gente, en las zonas aledañas que fueron el hábitat de las grandes especies vivieron ahí hace miles de años.
Techaluta tiene en su forma de ser y vivir un atractivo; la historia la ha ido diseñando para que sea el pueblo de ensueño que hoy recibe al viajero; se distingue por su plaza, cercada por una frondosa jardinera y por el kiosco que de frente ve a la Presidencia Municipal, a su vez circundada por rústicos y amplios portales, que son una invitación a caminar… a conocer; es la majestuosa estampa de su Templo, que se asoma por detrás de los portales vigilante. Es una localidad que tiene gente que mira de frente, que trabaja viendo al futuro y que ve con buenos ojos al viajero que llega a visitarlos, extendiendo la mano.
Con construcciones religiosas y civiles que sean mantenido incólumes ante el paso del tiempo, espera a quien quiera disfrutar de sus historias, de sus casas legendarias, de su típica gastronomía y de sus alegres y coloridas fiestas, que a la vez son solemnes y vehementes; es un conjunto de lugares que conocer y de historia que se deben oír, de platillos que se deben probar y de escenarios que no pueden dejarse de ver.
 
 
No te puedes perder...
 
Se llega a Techaluta por sus calles empedradas, sinuosas, que llevan irremediablemente a la Plaza Principal, que bellamente arbolada da la bienvenida a los viajeros; desde ahí, junto a su kiosco, se alcanza a ver a un lado, en otra plaza, el frente de la Parroquia de San Sebastián, que se levanta suntuosa como ícono del pueblo y del municipio; entre estas dos plazas es necesario pasar un buen tiempo para disfrutar de la vista y la vida lugareña, de sus costumbres y atavíos, para después dirigirse hacia una finca histórica, de curiosa arquitectura, donde habitó el profesor José Ramírez Flores y después salir a conocer todo lo que el lugar ofrece alrededor.
 
Se puede ir por ejemplo a La Cruz Gorda, antiguo vestigio franciscano en la región, o si se prefiere ir más atrás en la historia, visitar la Zona Arqueológica La Picota, ubicada en lo que se conoce como la cuenca de Sayula, un sitio de interés por sus características similares a Los Guachimontones; otra opción para viajar en la historia y seguir visitando la cuenca de Sayula es la Zona Arqueológica Cerritos Colorados, donde además se puede tener contacto con la naturaleza y aprender del pasado de Jalisco; y sui lo que se quiere es ver el pueblo desde las alturas y disfrutar de un magnífico paisaje, hay que ir a las Cuevas de Techaluta, donde eso está garantizado. Por último, no deje de visitar la vieja capilla y la nueva capilla de Techaluta, que datan de muy diferentes épocas aunque guardan un estilo similar; ahora solo habrá que comer una pitaya para decir que se conoce este municipio tan rústico y bonito de Jalisco.
 
¿Cómo llegar?
 
Para llegar a Techaluta de Montenegro desde la ciudad de Guadalajara, se toma la carretera Federal No. 54D Guadalajara-Ciudad Guzmán- Manzanillo, desviándose en Acatlán por la carretera Federal No. 80 hacia Villa Corona para apenas unos kilómetros más adelante tomar la carretera estatal No. 401 a Sayula, pasando por Techaluta. El municipio cuenta con una red de caminos revestidos, brecha y terracería que comunican a sus localidades. Hay líneas de autobuses directos o de paso.

Zona: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 01/07/2014 - 11:19:12

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales