Tuxcueca

Tuxcueca
 
 
¿Qué tiene este pueblo que cuando se llega te envuelve en sus atractivos? La magia del lago que lo baña y las magníficas panorámicas que ofrece
 
 
¿Por qué venir a Tuxcueca?
 
 
Del otro lado del lago, justo enfrente de Chapala, se encuentra Tuxcueca, cabecera municipal que atrae a los paseantes por sus múltiples atractivos turísticos; en ella encontramos bella arquitectura religiosa, parques arbolados, gente sonriente y amable, además por supuesto de la belleza del lago, que baña las orillas del malecón del pueblo como invitando al visitante a disfrutar de una tarde viendo como el astro rey se pierde en el horizonte y le da al pueblo tonalidades naranjas.
 
Tuxcueca es un lugar para relajarse, para sentirse bien en todos los sentidos; por igual destacan las iglesias que los parques; lo mismo se disfruta el centro del poblado que sus cercanías; en una y otra se encuentra algo qué disfrutar, esperado o no, que no deja de admirar a quien lo descubre; se gozan por igual las más sencillas manifestaciones culturales que los impresionantes vestigios arqueológicos; hay mil cosas qué hacer, como visitar los restos de la pirámide que ahí se asienta, subir a la cúspide para llegar a una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe o visitar alguna de sus bellezas naturales como La Piedra Labrada, una interesante muestra de cultura ancestral o la cruz en el Cerro, en San Luis Soyatlán, una comunidad del municipio donde se encuentra esta elevación desde la que se tiene una vista excepcional del lago y, en tiempo de lluvias, se forma un arroyo.
 
El Tepehuaje y san Nicolás son otras dos localidades municipales en que la vida de provincia se puede sentir en sus mercados, sus plazas y sus festividades, de las que todo Tuxcueca es un buen representante, ya que a través de todo el municipio, se pueden atestiguar celebraciones religiosas de gran atractivo; es del otro lado del lago de Chapala, un destino que llama para bordear la ribera y conocer todo lo que ofrece.
 
 
No te puedes perder...
 
 
De todo lo que hay qué ver en Tuxcueca, habrá que empezar por la cabecera municipal, en el centro del pueblo, para de ahí ir saliendo hasta cubrir un itinerario que sin duda alguna será interesante. La Plaza de Armas tiene un sabor provincial que atrapa, y en ella hay un hermoso laurel de la india; también hay un busto del General Ramón Corona Madrigal y un teatro al aire libre. Pero lo que más llama la atención, recortada en la contra esquina de la Plaza, es la silueta del Templo de San Bartolomé Apóstol, patrono del pueblo, una construcción del Siglo XVII que ostenta un curioso balcón sobre el arco de acceso, inusual en las construcciones religiosas de la zona; complementan el conjunto arquitectónico la hermosa arquería en tres calles que da un aire de antaño a la población. Habiendo conocido el centro de la localidad, conviene dirigirse hacia el lago, no sólo para admirar su esplendor, sino para conocer el Malecón con su muelle, testigo de milenarias actividades comerciales; después de ahí hay que viajar en el tiempo y llegar hasta los restos de la Pirámide prehispánica que se encuentra en las afueras de Tuxcueca, construida sobre un cerro en cuya cúspide, se encuentra la Capilla de la Virgen de Guadalupe, desde donde se tiene un magnífica vista de las islas de los Alacranes y del Presidio, del otro lado del lago. A los pies del cerro están los restos de las trojes de la Hacienda de San Antonio de Tuxcueca y más afuera, entre un campo de agaves, se localizan unos interesantes petroglifos que son un vestigio prehispánico de la ocupación de la zona. Cercana se encuentr la comunidad de San Luis Soyatlán, un bello pueblo con una placita muy típica, donde se puede asistir a ver el Templo de San Luis Obispo de Tólosa o tomarse en el “apeadreo” (los portales) una nieve con “Oscar”, famoso en el lugar. Con todo esto, Tuxcueca y sus localidades son una opción para viajar al otro lado de Chapala y disfrutar de un buen clima, magnífica gastronomía, singulares atractivos y mucha amistad, derrochada por su gente.
 
¿Cómo llegar?
 
Para llegar a Tuxcueca desde Gadalajara, se toma la carretera Federal 54 D Guadalajara-Colima, desviándose hacia Tuxcueca a la altura de Acatlán de Juárez, por la carretera Federal 15 hacia La Manzanilla-Mazamitla. Hay autobuses foráneos que llegan desde Guadalajara, directos o de paso.
 
Gastronomía
 
Es popular la cocina local, que cuenta con variados platillos típicos, de entre los cuales destacan el Caldo Mich y el pescado blanco, típicos manjares ribereños, que en Tuxcueca se preparan con un gran sazón; también se acostumbra la mojarra dorada, la cecina y por supuesto, haciendo honor a la tradición estatal, la Birria; resalta su estirpe jalisciense con su bebida tradicional: el tequila.

 
 
 
 
 
Municipios: 
Autor: karen.ariz
Fecha de actualización: 25/06/2014 - 11:14:10

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales