Tuxpán

Tuxpán
 
Si descansar es tu plan y de la fiesta quieres disfrutar TUXPAN debes visitar!!

¿Por qué venir a Tuxpan?
 
El  nombre de Tuxpan proviene del vocablo náhuatl tochpan:
Tochtli=Conejo y pan= Lugar significando lugar de conejos. En un pueblo de origen náhuatl que aún conserva gran parte de esa riqueza cultural, fundado un 24 de junio de 1536 por los frailes franciscanos Juan de Padilla y Martin de Jesús o de la Coruña y elevado a la categoría de Ciudad el 14 de agosto de 1969.
Tuxpan es conocido como “El pueblo de la fiesta eterna” y es que sus habitantes llevan el gusto por celebrar, tanto a sus santos como fechas especiales y luctuosas, ya  que los tuxpanenses saben convivir con la muerte y se ríen de ella, a la vez que le respetan y la celebran al igual que sus imágenes religiosas con coloridas fiestas y maravillosas danzas como las de los Paixtles, los Sonajeros, los Xayacates, los Moros y los Juandieguitos.

 
Hay mucho qué conocer de Tuxpan, de su típico centro; de sus construcciones y su gente cálida; de sus alrededores, con edificios que son patrimonio de la humanidad; de su naturaleza y de su historia
 
No te puedes perder...
 
Para conocer Tuxpan se puede empezar por diferentes lados, pero no hay duda de que dirigirse primero al centro es la mejor opción; ahí se puede sentir lo que es este pueblo de tradiciones tan arraigadas y tan carismáticas costumbres; ahí, en la Plaza principal, sentándose en una banca frente al kiosco de cantera y afrancesada herrería, se aprecia el tranquilo acontecer lugareño; por sobre los arbustos, se elevan las torres del Templo Parroquial de San Juan Bautista, al que habrá que caminar para ver la cruz atrial, que se levanta a sus afueras y su magnífica arquitectura; de ahí se puede dirigir el visitante a conocer otra iglesia de bella factoría, el Templo de la Virgen del Platanar, de muy interesante diseño; una buena idea tras ello, es ir a conocer el Museo  Melquiades Rubalcaba, que guarda mucho de la historia regional.
 
Ahora es tiempo de conocer las afueras del pueblo, y qué mejor que dirigirse hacia Atenquique, donde se puede encontrar una antigua construcción, hoy Patrimonio de la Humanidad, el Antiguo mesón de Atenquique, junto al Camino Real de Colima, que es parte de la historia; y después de ello, se puede dar paso a la aventura en Tizatirla, una zona de barranca con un río y atractivos como la Cueva Escondida, la Cueva Quemada, la Cueva de Beltrán y la Cueva del Fraile, todas impresionantes formaciones, aunque hay otro tipo de atractivos en la zona, como es el Balneario Tizatirla, con toda la diversión que dan albercas y toboganes para pasarla en familia; por cierto, que no muy lejos se encuentra otro balneario con todos los servicios y un bonito entorno natural, el Balneario El Cortijo.
Así que puede verse que desde luego Tuxpan es toda fiesta, pero además, tiene mucho que ver y conocer en más de una visita.
 
¿Cómo llegar?
 
Para llegar a Tuxpan desde Guadalajara, se toma la carretera Federal No. 54D Guadalajara-Ciudad Guzmán- Manzanillo, tomando la desviación a Tuxpan en Atenquique. El municipio cuenta con una red de caminos revestidos, brecha y terracería que comunican a sus localidades. Hay líneas de autobuses directos o de paso.

Municipios: 
Zona: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 22/08/2014 - 12:09:20

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales