Villa Corona

Al ritmo de la música se conoce este pueblo de trazado impecable… Cuna de muchas y muy reconocidas bandas musicales
 
¿Por qué venir a Villa Corona?
 
Si al visitar Jalisco se piensa en llegar a un lugar transparente, donde la gente sea cálida y alegre, reciba al viajero con los brazos abiertos y tenga la música por dentro; si se pretende que sea un sitio lleno de bellos paisajes naturales, que ofrezca muchos y muy variados sitios de interés y buena gastronomía, el viajero tendrá que dirigirse hacia al suroeste de Guadalajara, a Villa Corona, un lugar conocido desde hace muchos años como "Tierra de Aguas Termales y Cuna de las Bandas".
 
Y es que, efectivamente, en este pueblo típico se han creado algunas de las mejores bandas de Jalisco, lo que le ha dado fama mundial; pero no es sólo la música por lo que habrá que ir a Villa Corona, sino también a disfrutar de sus aguas termales, en balnearios con todos los servicios de primer nivel, como Chimulco; ubicada a tan sólo media hora de la capital del Estado, Villa Corona es un destino con una gran oferta turística, entre la que también destacan sus construcciones religiosas, que van desde templos de estilo colonial hasta santuarios labrados en la piedra, en las entrañas mismas de la tierra, dentro de una mina. Es un municipio con una larga historia, que recibe a sus visitantes con el arte y la calidez de su gente.
 
También la naturaleza ha sido prodiga con esta tierra, que cuenta con la Laguna Villa Corona, también conocida como de Atotonilco el Bajo, donde se pueden apreciar maravillosas panorámicas del vaso y sus planicies circundantes.
 
Realmente sobran las razones para visitar este municipio jalisciense, de bellas mujeres y gallardos jinetes que pasean por el centro del pueblo dándole un aire nostálgico, de tradición; un lugar para tomar en cuenta cuando se planea conocer el corazón de Jalisco.
 
No te puedes perder...
 
Por supuesto sobra qué ver en este municipio de la zona central jalisciense; comenzando por recorrer su céntrica Plaza, típica de un pueblo de arraigadas costumbres, donde la vida social se conjunta con la religiosidad y el arte; un zocalito en donde el punto de fuga de toda actividad es el kiosco central, sobre todo por ser un lugar en donde la música, específicamente de banda, es un icono que ha traspasado fronteras; en la Plaza se encuentra el Palacio Municipal, una bella muestra de equilibrio arquitectónico común después de la conquista, con un portón central y un dintel superior que lo corona; ya estando en pleno centro habrá que dirigirse hacia el Templo Parroquial, dedicado a Nuestra Señora del Rosario, patrona del municipio; es un templo de estilo barroco y origen franciscano que se debe visitar, no sólo por su importancia religiosa, sino por su arquitectura y el arte sacro que guarda en su interior.
 
Habiendo disfrutado de esta caminata, será un placer sumergirse en las aguas termales de alguno de los balnearios que se encuentran en las afueras de la cabecera municipal, como el Parque Acuático Chimulco, un pionero de los desarrollos acuáticos en México, que ofrece al viajero sus grandes manantiales de cristalinas aguas termo-minerales a 39°C desde tiempos inmemoriales; otra opción dentro de la zona, también con aguas termales para descansar y darle al cuerpo y alma un remanso de paz es el Parque Acuático Agua Caliente, un amplio lugar que además de sus aguas termales, muy solicitadas por los visitantes, tiene alberca de olas, un “río salvaje” y otros muchos atractivos.
 
Ahora es tiempo de dirigirse a la Laguna Villa Corona para a sólo 3 kilómetros del pueblo, disfrutar del paisaje, practicar la pesca, la navegación y otros deportes acuáticos; y para continuar con la vida al aire libre habrá que regresa hacia Villa Corona para a sólo 1 kilómetro y medio hallar un lugar ideal para el ecoturismo y los deportes extremos que se llama Arroyo Hondo, una gruta natural que permita la práctica del rappel, la espeleología, la observación de flora y fauna, el senderismo y otras actividades. Para cerrar el recorrido y si no se es tan intrépido como para descolgarse en una gruta, se puede visitar otra donde la religiosidad se combina con el esfuerzo del hombre, capaz de crear dentro de las paredes de una mina la Capilla de la Virgen de Lourdes. Un sitio digno de ser visitado y admirado. Otras construcciones que destacan en el municipio son el Templo de La Purísima, el Templo franciscano de Atotonilco el Bajo y el casco de la Ex hacienda de Estipac, construida en el año de 1890. Claro que antes de dejar el municipio habrá que oír algo de banda en la Plaza y hasta bailar con ella, para que no se diga que se estuvo en la “cuna de la banda” sin disfrutar de las mejores, que ahí se presentan.
 
¿Cómo llegar?
Para llegar a Villa Corona desde Guadalajara, se debe tomar la Avenida López Mateos, que sale rumbo a Atlajomulco, hasta salir a la carretera y dirigirse a Acatlán de Juárez, para desviarse ahí hacia Barra de Navidad por la carretera Federal No. 80.

 
Municipios: 
Zona: 
Autor: mauricio.carrera
Fecha de actualización: 02/07/2014 - 12:31:41

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales