Zapotlán el Grande

Zapotlán el Grande
 
Cuna de artistas, donde vieron la primera luz celebridades de la talla del maestro muralista José Clemente Orozco, Juan José Arreola y Consuelito Velázquez.
 
¿Por qué venir a Zapotlán El Grande?
 
Es esta una tierra llamada “cuna de artistas”, y efectivamente lo es, ya que fue ahí donde vieron la primera luz celebridades de la talla del maestro muralista José Clemente Orozco, del carismático poeta y dramaturgo Juan José Arreola y de la sentida y muy querida compositora Consuelito Velázquez, entre otros quizá menos famosos, pero no por ello menos talentosos; pero Zapotlán el Grande como municipio, y su cabecera Ciudad Guzmán, son también sitio para reunirse con pasajes de la historia, para admirar maravillosas muestras de arquitectura, solazarse en su plaza de amplias dimensiones y desde luego, disfrutar de su riqueza natural, que se refleja en la laguna o se recorta en el perfil de los volcanes.
Cuando se llega a Zapotlán el Grande, hay que ir dispuesto al asombro, a la aventura y a la diversión, pero también al conocimiento y a la cultura, porque tan sólo en Ciudad Guzmán, un pueblo asentado alrededor de cumbres y laderas, se encuentran muchos y muy variados atractivos; bellísima arquitectura religiosa y civil, magníficos recintos culturales y museos, diferentes restaurantes y sitios de diversión, amplios parques y plazas; en fin, que no se tiene sosiego si se quiere recorrer todo el municipio y sus alrededores, que son un caleidoscopio de sorpresas.
Hay algo que se debe mencionar para que el viajero lo reconozca al llegar a Zapotlán el Grande y, específicamente, cuando se encuentre en Ciudad Guzmán, y es la gente lugareña, los zapotlenses, magníficos anfitriones cuyo rasgo distintivo es la sonrisa, con la que reciben al turista abriéndole las puertas a su ciudad, su cultura y su historia.
Se puede decir más de Zapotlán el Grande, y de Ciudad Guzmán, pero nada será tan descriptivo como lo que capte la vista del viajero y sientan sus demás sentidos al llegar a esta región sureña de Jalisco, donde sobra qué conocer y en qué entretenerse, de verdad.
 
No te puedes perder...
 
Es imprescindible al visitar Zapotlán el Grande, comenzar haciéndolo por su cabecera municipal, Ciudad Guzmán, y ya en ella hay que hacerlo por su Plaza de Armas, una explanada de grandes dimensiones que presenta en el centro un kiosco de cantera de forma octogonal y robusta presencia que impone; frente a él está el Palacio de Gobierno, una bella edificación, antiguamente de una planta, que guarda bellas obras de arte; también frente a la plaza, como edificio principal del conjunto, está La Catedral de Santa María de la Asunción, que al frente tiene la Plaza las Fuentes, conjunto de chorros que salen del piso rítmicamente; otro templo también muy bello se encuentra a la vera de la catedral, como asomándose a la plaza, es el Sagrario Diocesano, obra del Siglo XVI con una gran historia y una espectacular arquitectura herreriana, en cuyo atrio se encuentra la famosa Cruz Atrial; ahora hay que alejarse un poco de la plaza y, también en el centro, dirigirse a otra magnífica construcción religiosa, de estilo ecléctico, el Santuario de Guadalupe, que se alza donde estuviera otro santuario, el de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, que se colapsara en un terremoto en 1911; se continúa la travesía por las bellas calles del centro histórico para llegar a una obra edificada bajo la supervisión de la orden franciscana, el Templo de la Tercera Orden, una reliquia arquitectónica de la ciudad y una de sus más bellas edificaciones; para seguir inmersos en este viaje por épocas coloniales, falta aún conocer un templo que se ubica en una de las principales avenidas de Ciudad Guzmán, y que llama la atención de los visitantes por su estilo neogótico, es el Templo de San Antonio de Padua, cuyo piso es único en todo Jalisco, dejando así demostrado que la ciudad tiene mucho de arquitectura religiosa para conocer.
 
Pero la arquitectura civil no se queda atrás y ya estando en pleno centro no se puede omitir una visita al Palacio Municipal, un edificio estilo art decó, con reminiscencias neoclásicas, que originalmente era de una sola planta y que en la actualidad presenta un portal de bella arquería. Y a sólo unas cuadras, se encuentra otra destacada muestra de arquitectura, que en la esquina que forman las calles Federico del Toro y Refugio Barragán de Toscano, da la idea de crecer hacia quien la admira: el Palacio de los Olotes, de estilo ecléctico aunque con la influencia afrancesada de la época (1920); y aunque se ha visto mucho y muy bello, aún falta qué ver en Ciudad Guzmán, como el típico Mercado Municipal, que se erigió tras veinte años de actividad constructiva para concluir un edificio art decó donde hoy se venden variadas mercancías y se viven curiosas tradiciones; y para conocer un tipo diferente de arquitectura está un inmueble de uso bien distinto pero de similar atractivo, la Casa Vergara, conocida en la actualidad como Plaza Patria, una bonita construcción con toques regionalistas; y de índole también diferente es la Casa de la Cultura, un edificio moderno donde se dan cita las manifestaciones de arte más expresivas y atrayentes; otra casa que llama la atención y no debe dejar de conocerse es la Casa del Arte, que tras haber servido para propósitos muy variados, hoy tiene un objetivo orientado a la cultura y es uno de sus principales espacios de expresión; y aquí el turista puede frotarse las manos para dirigirse a disfrutar de un paseo histórico al llegar a la Casa de José Clemente Orozco, misma en que habitó este distinguido muralista zapotlense; después, podrá ir hacia la Avenida Federico del Toro para encontrar el famoso Hotel Zapotlán, que desde su entrada, de un atractivo etilo art nouveau, muestra ser un lugar digno de visitarse y por supuesto, de pernoctar en él; y más hacia el centro nuevamente  se puede llegar a una antigua edificación del Siglo XIX, el Hospital San Vicente, estructura de magnífica factura; más no es lo único qué conocer en la ciudad, pues cerca se haya el Museo Regional de las Culturas de Occidente, una interesante visión de lo que ha sido el desarrollo de la zona; como siguiente paso hay que tocar las puertas del arte y conocer, en el edificio del H. Ayuntamiento de Ciudad Guzmán, la obra de Ramón Villalobos Castillo "Tijelino", el “Orozco Tricéfalo”, homenaje humilde al grandioso muralista local; y como otro ejemplo de arte hay que ver la obra del maestro Manuel Quiroz, plasmada en los muros superiores internos del Palacio Municipal; algo más para conocer es una vieja finca conocida como El Portal de Sandoval, la primera casa-habitación construida en el municipio, de bellas arquerías y columnas; y antes de partir hacia la naturaleza, no se puede dejar de ver una obra dedicada a los hombres y mujeres ilustres de Zapotlán el Grande, el Columnario, de peculiar diseño arquitectónico.
 
Ahora es tiempo de conocer la gran riqueza natural que rodea a Ciudad Guzmán, y que comienza muy cerca, en la Laguna de Zapotlán, considerada un humedal de importancia mundial, donde se pueden practicar diferentes deportes y disfrutar de estupendos paisajes; y pasando del agua a la tierra, hacia las alturas se encuentra un parque sobre la cumbre más alta del Estado, el Parque Nacional Nevado de Colima, un excepcional sitio para apreciar panorámicas sorprendentes y practicar ciclismo de montaña, caminata, rappel y excursionismo, además de poder disfrutar del Albergue La Joya, toda una experiencia; y haciendo pareja con esta elevación, se encuentra otra igualmente imponente, el Volcán de Colima, el único en actividad en Jalisco, a tan sólo 20 kilómetros de la ciudad; pero si se desea algo menos aventurero, pero igualmente divertido y en contacto con la naturaleza, está el Parque ecológico Las Peñas, un espacio natural, antiguo molino de trigo, con una caída de agua del mismo nombre que se forma en épocas de lluvia y una altitud y posición geográfica que permiten ver desde las alturas Ciudad Guzmán, en un escenario inolvidable.
 
¿Cómo llegar?
 
Para llegar a Zapotlán el Grande (Ciudad Guzmán), es muy fácil, ya que hay suficientes vías de acceso, como la carretera No. 54D (de cuota) Guadalajara - Manzanillo, pasando por Ciudad Guzmán; otra opción es la carretera libre asfaltada No. 401 Guadalajara – Ciudad Guzmán. Todos los pueblitos vecinos están comunicados por carreteras asfaltadas, así como la zona tras volcánica.

Municipios: 
Zona: 
Autor: alexis.saul
Fecha de actualización: 01/07/2014 - 12:57:56

Ayudanos a mejorar jalisco.gob.mx

Favor de no proporcionar datos personales